Buscar este blog

Google+ Followers

Seguidores

Recuerdos de mi muerte - Apunte 7 - Los otros templos



Estábamos en la zona de Avenida Fontana y Avenida Ameghino, justamente de donde partía la diagonal hacia el norte, una diagonal que seguramente nunca podrás encontrar allí porque nunca la hubo.

Retrocedamos menos de trescientos metros por Fontana hasta casi su esquina con 9 de Julio. Exactamente. Cerca de donde estuvimos un par de apuntes antes mirando, ya que ustedes no viendo, el templo de las columnas o lo que fuera, con el joven del megáfono y demás. Sobre la vereda de los números pares, cerca de la mitad de cuadra. Allí también llegamos con Olga, cerrada la noche, en una de las caminatas.

¿Qué pudimos encontrar allí de particular? Un templo islámico, pero sin prácticamente nada que lo identificara. Un paredón y una puerta metálica marcaban su nada llamativo frente.

En la entrada ya abierta, un par de señores serios nos estaban esperando. Y en ese momento, luego de los saludos, les dijimos sin muchos detalles cuál era nuestra misión: reunir a todos los creyentes de Esquel en base a lo que diferentes credos particulares tuvieran en común. Que nos parecía poco sabio estar enfrentados por las pequeñas cosas en las que no coincidíamos y que era tiempo de hacer un gran acto en la plaza de Esquel para manifestarnos juntos y mostrar que éramos muchos más que los que siquiera nosotros creíamos ser. Cristianos evangélicos y católicos, mormones, testigos de Jehová, islámicos, etc. etc.

Quizá como no esperábamos, estos hombres manifestaron estar totalmente de acuerdo con la idea que les aclaramos no era nuestra sino que creíamos realmente era la misión que Dios o Alá nos había conferido.

Luego de un par de minutos de conversación nos invitaron a conocer el interior del templo, que me pareció muy alto y muy oscuro. Y no nos pidieron que nos quitáramos el calzado para entrar, quizá porque solamente llegamos un par de metros en su interior.

Salimos de allí acompañados por ellos, prometiendo regresar, cosa que no sucedió.

No puedo ordenar estos recuerdos cronológicamente, por lo que sería incapaz de unir un suceso con otro anterior y otro posterior. Y como no puedo reconstruir los hechos, seguiré enlazándolos como si tomara al azar fotografías de una caja y cada uno fuera un ente casi sin pasado ni futuro. Sin embargo, sé que cuando estén todos los recuerdos (las fotografías) esparcidos sobre esta mesa virtual, algo más de coherencia podrán recuperar, de esa coherencia que inicialmente no tenían en absoluto.

Y ya no volveremos a transitar la Avenida Fontana pues, como se ve en un mapita que hice oportunamente, el templo que era posiblemente católico, el templo que era confirmadamente islámico, la casona muy antigua con el carro en su puerta y el chalet de los telescopios han sido debidamente reflejados en estos apuntes y no recuerdo que por allí hubiese nada más que destacar ya que nada más hubo.

Habrá una visita hasta las cercanías de otro templo, esta vez evangélico, situado sobre Avenida Alvear entre Fontana y Pellegrini. Nos habían invitado a concurrir para hablar sobre nuestra misión, pero solamente llegamos cerca de la puerta de acceso que estaba a mitad de cuadra, sobre la vereda donde en la realidad se pueden encontrar los taxis pero que en mis paseos extracorpóreos no estaba allí, como tampoco recuerdo haber visto el centro cultural de los cuatro vientos, esto es, el Melipal.

Gracias por su atención y hasta el próximo.

Daniel Aníbal Galatro
danielgalatro@gmail.com
Esquel - Chubut - Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario